¿Cómo puedo evitar situaciones incómodas al enseñar mi casa en venta?

  • hace 5 meses
  • 1

Está demostrado que los posibles compradores suelen sentirse incómodos y cohibidos cuando visitan la casa y es el propietario quien enseña la propiedad o está presente en la visita. Esto hace que no declaren abiertamente su pensamiento y opiniones en relación a la vivienda.

También es frecuente que se sientan incómodos al realizar una oferta si saben que están negociando directamente con el propietario. 

Si estás intentando vender tu vivienda de forma particular sin intervención de una agencia, antes de la llegada de la visita, debes dedicar al menos 20 minutos a preparar tu casa. Tienes que procurar que esté limpia, ordenada y sin otras personas o mascotas que puedan distraer a la visita.

Una vez que llega la visita, lo más importante es acompañar en todo momento al visitante mostrando todas las estancias de la vivienda y describiendo en detalle todos los aspectos de la misma. No deberemos agobiar a las visitas con preguntas y es necesario permitirles que recorran la vivienda con tranquilidad, apreciando todos los detalles.

Una vez finalizada la visita, es importante pedir la opinión al visitante para intentar conocer que le ha parecido la casa, aunque por lo general no obtengamos respuestas que nos permitan averiguar sus intenciones.

En este sentido, es mucho más efectiva la figura del asesor inmobiliario. Este resulta fundamental para que tanto el vendedor como el comprador puedan relajarse mientras que el asesor asume el rol de negociador.

Las personas por lo general  son más proclives a expresar sus opiniones ante personas neutrales, convirtiendo a la figura del asesor inmobiliario en alguien accesible y con un criterio más objetivo que el propietario.

En Prohabitat acompañamos a los potenciales compradores en la visita a la vivienda, no les dejamos solos en ningún momento aunque si damos espacio suficiente para que las personas no se sientas agobiadas y observadas a la hora de visitar las estancias de la vivienda.

Pero prestamos mucha atención en que sean respetados los enseres de los propietarios si estos siguen dentro de la vivienda. No dejamos en ningún caso salvo excepciones justificadas, que se abran armarios o cajones o que se toquen objetos.

En el transcurso de la visita se enseñan y explican con todo lujo de detalles todas las estancias de la casa y se incide sobre los puntos fuertes de la vivienda.

Al finalizar la visita, se elabora un informe de la visita en el que además de figurar los datos y la firma de las personas que hayan  visitado la vivienda, se detallan todas las opiniones y conclusiones que estas personas realicen sobre la vivienda.

Los informes de Visita nos servirán para llevar a cabo, en caso de ser necesarias, medidas correctoras que mejoren las probabilidades de venta.

Únete a la discusión

Comparar Inmuebles

Comparar